viernes, 11 de enero de 2019




EL HOSPITAL DE TARANCÓN
Una reivindicación histórica que es posible.

En 1904 se inscribe la Fundación del Hospital Santa Emilia del Doctor Don Jesús Lozano y Soria y Doña Emilia Feliú del Castillo.

El Hospital, se instaló en un edificio construido originalmente para Hotel. Disponía de tres plantas con una superficie útil de 594 metros cuadrados, más un centro de higiene anexo de 96, más lavandería, Jardín, Huerta y pequeña granja/corral para abastecimiento de cocinas, todo ello en una finca de 3.156 metros cuadrados colindante con la vía del ferrocarril y muy cercano a la Estación.



Folto satélite del Hospital y su finca de unos 3.000 metros cuadrados de terreno

Diferentes avatares concurrieron para que no funcionase como tal hospital inmediatamente, sino que fue un consultorio médico múltiple dirigido por el Dr. Lozano junto a otros facultativos. Ignoramos la fecha exacta de su puesta en marcha, que podría ser hacia 1920, porque según Máximo Molina, de la ARMH. En noviembre de 1936 pasa a formar parte del entramado de hospitales de Guerra o de Sangre, siendo el principal de los tres que hubo en Tarancón, todos ellos dotados por la ayuda internacional con material quirúrgico, raxos X y otros medios. Tras la guerra se cerraron todos, excepto el Santa Emilia, con altibajos en su funcionamiento hasta principios de los años 40, cuando se reforzó con expecialistas:  Ginecólogo, Cirugía General, y otras consultas de especialistas y enfermería, atendiendo también heridos en accidentes de tráfico de las carreteras proximas. Funcionó como hospital comarcal dentro del sistema de la recién creada Seguridad Social. Funcionó a pleno rendimiento, pero tras la construcción del Hospital Virgen de la Luz en Cuenca, la sanidad provincial hospitalaria y diagnóstica, quedó centralizada en la capital, y el Hospital Santa Emilia fue perdiendo actividad hasta verse obligada la Fundación a su cierre total a mediados de los años 60.



Cuadro de consultas y especialidades hacia 1934. Autor, Carlos Rius.

Con el cierre del Hospital de Tarancón el comercio local se resintió mucho, pues las visitas de los vecinos de la comarca disminuyeron al no tener el respaldo de la Seguridad Social ni funcionar en el pueblo ningún quirófano y haberse quedado el pueblo sin especialistas, por lo que Tarancón perdió una parte importante de su atractivo como cabecera de una amplia comarca. La sanidad quedó en precario, pues sólo funcionaba un ambulatorio tercermundista en un caserón vetusto y antiguo, y habrían de pasar unos cuantos años hasta que se construyó un Centro de Especialidades, con modernos aparatos de diagnósticos y unas urgencias con rayos X y boxes para la observación y monitorización de enfermos. Empezaron a venir especialistas a pasar consultas, pero la crisis económica del 2008 estalló y el nuevo gobierno regional decidió reducir dicho centro a la mínima expresión en cuanto a especialidades, urgencias y aparatos de diagnóstico. Algunos aparatos fueron desmontados, los boxes de observación  también. Se suprimieron especialistas y se redujo al mínimo la actividad médica, en urgencias las dos doctoras urgenciólogas fueron trasladadas al Virgen de la Luz y un solo médico de medicina general cubría la atención de urgencias, incluso las visitas domiciliarias, y el gran centro de Especialidades y diagnóstico, quedó reducido a la categoría de un centro de salud mayor de lo habitual pero con los servicios de un centro mediano.

Vino un nuevo gobierno regional y a pesar de las promesas, los cambios para revertir su decadencia, fueron dándose con cuentagotas, se potenciaron de nuevo las urgencias, pero sin apenas inversión en nuevos aparatos, se restituyó el servicio de radiología, pero aún no del todo, pues a partir de las 8 de la tarde no está operativo, y los puestos de urgenciólogos, no se repusieron.

Ante esta situación y con el agravante de la despoblación imparable de la provincia incluida nuestra comarca, la sanidad absolutamente centralizada en Cuenca está siendo un acicate para que aumente la despoblación de todas las comarcas rurales. Es por ello razonable pensar que la solución sería la descentralización de la medicina hospitalaria creando dos hospitales de nueva construcción, siendo  las zonas más apropiadas por distancias y población, Tarancón y San Clemente.

En 1851, se pasaron las comarcas de Requena y Utiel a la provincia de Valencia por una decisión particular de la reina Isabel II.

Requena ha sido siempre la principal población de aquella comarca desgajada de Cuenca y de La Manchuela. Sin duda, aquella arbitraria decisión privó a Cuenca de una de las comarcas más ricas que entonces tenía, pero sin embargo, tanto Utiel como Requena han salido beneficiadas con el cambio, pues no han parado de crecer industrial y comercialmente. Hace unos años el gobierno regional de Valencia decidió construir un hospital en Requena, y ha sido desde entonces un revulsivo más para el comercio y la industria de Requena y también para la cercana Utiel. Sin duda salieron ganando, pues a Requena se le concedió también algo que a Tarancón se le negó, y es una estación del AVE, estando dicho pueblo a solo 77 km. de Valencia. Quizás las perspectivas de desarrollo que le brinda el hospital tuviera algo que ver en esa concesión, pues el AVE recorre toda la provincia de Cuenca sin otra parada que la Capital, pasando su trazado a escasos 5 km. del centro Urbano de Tarancón.

Hemos considerado interesante mostrar cómo es ese hospital y que servicios puede prestar. Se dá la circunstancia de que atiende también a algunos pueblos de Albacete y de Cuenca, cosa que también se ha negado a la comarca de Tarancón, la posibilidad de ser atendidos en los cercanos hospitales de Arganda y Aranjuez.



EL HOSPITAL DE REQUENA. UN EJEMPLO A SEGUIR
ES POSIBLE OTRA PLANIFICACIÓN SANITARIA PARA LA PROVINCIA DE CUENCA




Mapa de Valencia. En rojo el área que atiende el Hospital
General de Requena en la provincia de Valencia.





Área del Hospital General de Requena en la provincia de Valencia, a la izquierda
pueden verse las áreas asistenciales y hospitalarias colindantes con Requena.



Pueblos que atiende
Sinarcas,
Benagéber,
Camporrobles,
Chera,
Utiel
Villalgordo del Cabriel,
Caudete de las Fuentes,
Requena,
Siete Aguas,
Cofrentes,
Cortes de Pallás,
Jalance,
Jarafuel,
Teresa de Cofrentes,
Zarra,
Ayora

Estos 16 pueblos suman 58.000 habitantes. Los mayores son Requena con 21.000 y Utiel con 14.500, más varios pueblos de la provincia de Cuenca y Albacete por convenio con el INSALUD: Caudete, Talayuelas, Mira, Casilla de Ranera… que aportan 7.500 habitantes. En total, atiende a 62.500 habitantes.
Su área de influencia se divide en 5 centros de salud para un total de 18 municipios en la provincia de Valencia.


Vista aérea del Hospital General de Requena.




El Departamento de Salud de Requena pone a disposición los siguientes recursos:
  • Hospital General / Centro de Especialidades
  • 5 Centros de Salud
  • 41 Consultorios Auxiliares
  • Centro de Salud Sexual y Reproductiva
  • Unidad de Salud Mental Adultos
  • Unidad de Conductas Adictivas
  • Servicio de Odontología Adultos
  • Servicio de Odontopediatría
  • Servicios de Atención e Información al Paciente
  • 2 Unidades Periféricas de Radiología
  • 2 Unidades Periféricas de Rehabilitación
  • 2 Unidades de Rehabilitación Logopédica
  • Servicio de Farmacia de Atención Primaria
  • Enfermería de Gestión Comunitaria
  • Centro de Salud Pública
  • Inspección de Servicios Sanitarios.

  • EL HOSPITAL GENERAL DE REQUENA pone a su disposición los siguientes recursos:

  • 83 Camas de Hospitalización
  • 2 Quirófanos Programados
  • 1 Quirófano de Urgencias
  • 1 Sala de Histeroscopia
  • 1 Sala de Despertar con 4 plazas
  • 1 Paritorio
  • 3 Salas de Dilatación
  • 26 Consultas Externas
  • 7 Salas de Reconocimiento de Urgencias
  • 6 Camas de Observación de Urgencias
  • 6 Camas de Medicina Intensiva
  • 5 Camas Cirugía Sin Ingreso
  • 5 Sillones Cirugía Sin Ingreso
  • 3 Salas de RX convencional
  • 1 Telemando
  • 1 TAC
  • 1 Mamógrafo
  • 2 Ecógrafos
  • Hospital de Día
  • Gimnasio de Rehabilitación
  • Salón de Actos
  • Capilla
  • Cafetería
-------------------------------------------


El partido Judicial de Tarancón se compone de 57 pueblos que suman 40.000 habitantes (según censos de 2017), cifra que aumentaría considerablemente si al igual que ocurre con Requena, el hospital de Tarancón atendiese a algunos pueblos de las provincias de Guadalajara, Madrid y Toledo, lo que aumentaría la población a atender hasta los 70.000 / 80.000 habitantes, además de ser Tarancón centro de comunicaciones por carretera que podría atender a accidentados de una extensa comarca, y dos autovías, A 40 y A 3, siendo esta última de gran densidad de tráfico.
La provincia de Cuenca tiene unos doscientos mil habitantes. Perfectamente se podría dividir en tres zonas hospitalarias, El Hospital Virgen de la Luz, San Clemente y Tarancón, quedando las zonas de atención de la siguiente manera: 60.000 habitantes para el área de San Clemente, 60.000 para Tarancón y el Resto a atender desde Cuenca, complementando este hospital los servicios de los que no dispusieran los otros dos hospitales, dotados con los mismos recursos asistenciales que el hospital de Requena y posibilitando acuerdos con provincias limítrofes para que los pueblos más cercanos pudiesen usar esos recursos, claro, que para ello sería indispensable la negociación del SESCAM con Madrid, Toledo, Guadalajara para trazar un nuevo mapa sanitario.
Si Requena atiende a pacientes de pueblos de Cuenca y Albacete, y el Hospital de Alcalá de henares a los habitantes de los pueblos de Guadalajara del Corredor del Henares, no veo ninguna razón convincente para que en el de Tarancón no se pudiesen atender a pueblos cercanos de las provincias limítrofes. Dándose además la circunstancia de que Cuenca y Guadalajara son las únicas provincias de Castilla La Mancha que sólo tienen un hospital y las que más sufren el problema de la despoblación.


P. López Ocaña








En Tarancón: Opinión y Cultura


11 de enero de 2019





domingo, 11 de noviembre de 2018






LA PROVINCIA CASTIGADA

(CUENCA)





PREÁMBULO

Castilla La Mancha está compuesta por cinco provincias: Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo. La comunidad suma un total de 2.041.000 habitantes según datos del INE de 2017.
Es una comunidad muy extensa, la tercera de España tras Castilla-León y Andalucía; con comarcas muy grandes y con considerables distancias entre sus pueblos, lo que obliga a distribuir los recursos sanitarios entre grandes extensiones de terreno casi siempre poco poblados.





Hacia 1855 la Provincia de Cuenca tenía ocho partidos judiciales: Cuenca, Belmonte,
Cañete, Huete, Motilla del Palancar, Priego, San Clemente y Tarancón. Actualmente se
divide en cuatro: Cuenca, Motilla del Palancar, San Clemente y Tarancón.



En el siglo XIX (1833), se hizo la última reorganización administrativa por el Ministro Javier de Burgos, inspirada en los departamentos franceses, con cierto respeto a los antiguos reinos, aunque de forma muy imprecisa, sirviendo intereses políticos poco claros y con criterios confusos para determinar las regiones; y también en las diócesis episcopales para establecer las capitales de provincia y su territorio a administrar, aunque no en todos los casos, como por ejemplo ocurrió con Alcalá de Henares, La Seo de Urgel, Sigüenza, etc., que siendo las sedes episcopales históricas, las nuevas capitales de las provincias fueron Madrid, Lérida o Guadalajara. Sin embargo, el sistema de administración se basó más en el modelo centralista francés, centralizando todas las delegaciones gubernamentales y eclesiásticas en las capitales de provincia, tanto en las viejas como en las nuevas, lo que llevaría con el tiempo a que se siguiese ese mismo modelo en la planificación de las comunicaciones, la industria y el comercio, siendo desde entonces una de las principales causas de despoblación en las provincias más extensas, en las que tenían una geografía más accidentadas y en las más pobres, circunstancias que suelen darse juntas generalmente, como ocurre en Castilla La Mancha con las de Cuenca y Guadalajara. Algunos años después, se reorganizaron también los Partidos Judiciales. Se le asignó esa categoría a Tarancón, que había sido junto con Belinchón, Fuente de Pedro Naharro, Zarza de Tajo, Torrubia del Campo, Acebrón, Pozorrubio, Villarrubio…, pasados de Toledo a Cuenca en 1833 (ver artículo de José Vicente Ávila en Cadena SER Cuenca: http://cadenaser.com/emisora/2018/05/15/ser_cuenca/1526395075_906918.html); y se suprimieron los de Belmonte, Huete, Priego y Cañete, restando un servicio importante a los términos de estos pueblos, por  lo que sobre todo, Huete y Priego, ambos en la Alcarria Conquense, y Belmonte, vieron cómo iban perdiendo otras instituciones y sobre todo habitantes e importancia. Por si fuera poco, en 1851 todo el partido Judicial de Requena-Utiel con ocho pueblos y varios caseríos, fue traspasado a la jurisdicción valenciana a petición de algunos comerciantes de Requena y como muestra de agradecimiento de Isabel II por la colaboración de los requenenses en la Guerra Carlista.

☼☼



RETRATO INCOMPLETO DE UN ABANDONO
IMPERDONABLE




Estación de Ferrocarril de Paredes de Melo (Cuenca).  Foto F.J. Alonso Justo.



La provincia de Cuenca en España ocupa por su población el puesto 44 de las 52 que tiene el país. Sin embargo es la Quinta en extensión.

El número de municipios que la forman era de 238 en el año 2017 y va menguando en un goteo lento pero constante, bien por abandono o por haber sido asimilados a un ayuntamiento mayor para abaratar la gestión.

La provincia de Cuenca en Castilla La Mancha es la última en número de habitantes, como también ocurre con su capital. También es la que menos densidad de población tiene de las cinco provincias de la Región, con 11,59 hab./ km² frente a los 44,7  hab./ km² de la provincia de Toledo, que es la más poblada.

Muchos de los pueblos más cercanos al único hospital de la provincia, ubicado en la capital, están muy poco poblados y pertenecen a las comarcas de La Serranía Media y Baja y a La Alcarria Conquense. Los más poblados están situados fundamentalmente en las comarcas de la Mancha, La Manchuela y La Mancha Alta, y son los mejor dotados de servicios y comunicaciones por su mayor población y orografía menos accidentada, pero esas ventajas resultan insuficientes para que puedan convertirse en motores del desarrollo comarcal que pueda impulsar a los muchos pueblos con problemas de emigración y despoblación que también tienen esas comarcas.

En la capital viven aproximadamente el 25% de los habitantes de la provincia.

La planificación sanitaria del territorio conquense necesita urgentemente ser rediseñada. Sólo hay un hospital  (en la capital) y un Centro de Especialidades o Policlínico anexo a dicho Hospital (el Virgen de la Luz), y en el resto de la provincia dos Centros de Especialidades (en Motilla del Palancar y Tarancón), con visitas de diferentes especialistas, pero algo irregulares y con mayor tiempo de espera que si se opta por los de la capital; y el resto son centros de salud de éstos, con pequeños consultorios satélites en los pueblos más pequeños, sin personal médico permanente ni urgencias.

La comunicación por transporte público entre muchos municipios y la capital o entre los Centros de Especialidades es muy deficiente y hay áreas que se pueden considerar como aisladas. Sólo el transporte sanitario y el particular, vienen a paliar esa situación de aislamiento cuando alguien enferma y tiene que acudir al médico o al hospital, a veces muy lejano.

La despoblación que sufre la provincia es de las mayores de España, y aumenta cada año en intensidad. Desde 1940 ha perdido más de un tercio de su población.

Sólo la atraviesan dos carreteras radiales: la A-3 Madrid-Valencia y la A-4 Madrid-Andalucía, que vienen a determinar también las zonas más pobladas y comercialmente más activas.

Las zonas más despobladas son las peor comunicadas por carretera, y también son las de menor actividad industrial y comercial, que en muchos lugares es casi inexistente, salvo una agricultura de subsistencia; e igualmente son las que menos servicios públicos disfrutan. Aunque parece que empieza a moverse algo la economía derivada del turismo rural (casas rurales y algún hotel, casas rurales o restaurantes, construidos gracias a los fondos europeos a través de  asociaciones como ADESIMAN, ADIMAC, etc.).



Sequedad, Herrumbre y abandono. Así está la línea por la que circularon trenes correo
y el entonces moderno Talgo. Foto de F.J. Alonso Justo.


Sólo la cruza una línea férrea en estado agónico y progresivo abandono: La del ferrocarril convencional de Madrid a Valencia, con un trazado del siglo XIX y sin inversiones a la vista, sin ninguna estación con muelle que permita la transferencia de contenedores o de mercancías desde los vagones a camiones que pudieran distribuirlas, ni siquiera en la capital ni en el más industrializado Tarancón, donde se han desmontado las instalaciones del antiguo muelle y sus almacenes eliminando su personal;  así como el servicio a industrias como Olcesa. No hace tanto tiempo, también daba servicio a una gran empresa vinícola (Civinasa) y también lo dio en tiempos a una fábrica de bicicletas (Orbea), con accesos directos para los trenes de mercancías a cada una de esas industrias. Hoy todo es abandono y herrumbre.




Ya no es preciso que alguien controle el ancho y alto de los vagones cargados, porque ya no circulan
mercanías por esta línea. Foto de F.J. Alonso Justo.



Cuenca ha visto agonizar su ferrocarril mientras los esfuerzos de inversión y la presión de los sucesivos gobiernos autonómicos y nacionales, eran para mejorar la otra línea que cruza Castilla La Mancha de Madrid al Mediterráneo: la de Madrid a Alicante, que pugna con el puerto de Valencia. Y también se destinaron las inversiones estatales a las líneas de AVE Madrid-Toledo, Madrid-Barcelona, Cuenca-Albacete y Madrid-Valencia, esta última con una única parada en Cuenca capital y que será la puntilla definitiva para el ferrocarril tradicional.



El almacén del muelle, para recibir y dar salida a las mercancías de la comarca. Se derribó
unos meses después de tomada la foto. Tampoco existe ya ese viejo artilugio (¿una báscula?).
Sólo quedan las vías que ya no sirven para nada. Foto de F.J. Alonso Justo.


Nadie parece reparar en que quedarnos sin ferrocarril, supondrá  un grave problema para poder aspirar a cualquier centro de logística medianamente atractivo para la inversión exterior. Y la Provincia ya no tiene un tren que pueda dar salida a precios económicos a su producción industrial y agrícola o agroalimentaria, contaminando mucho menos que los grandes camiones. Tampoco tendremos argumentos importanes a la hora de atraer industrias pesadas o de gran volumen de producción. Será un lastre para futuros planes de desarrollo provincial.




Una importante mejora  de las comunicaciones sería imprescindible para traer el desarrollo. 


La única autovía no radial, que debería haber atravesado Cuenca partiendo de Teruel y pasando por Cuenca capital y Tarancón hacia Toledo y Maqueda, después de más de 20 años de altibajos en su construcción, sólo se construyó desde la capital conquense hasta Tarancón y Ocaña y se han abandonado los tramos Teruel-Cuenca (dicen que por ecología), y Ocaña-Toledo, aunque desviándose en la N-400 en el tramo Ontígola-Toledo hacia Algodor y Mocejón, y a partir de este pueblo ya funciona este nuevo tramo de la A-40 hasta Maqueda, donde termina su trazado y enlaza con la carretera de Extremadura (A-5). Por tanto, para completar esa vía tan importante para nuestro desarrollo, sólo quedaría construir los tramos Teruel-Cuenca y Ocaña-Mocejón. Para éste último ya no quedarían excusas ecológicas, y para ambos, sólo podríamos pensar que su no ejecución sólo sería imputable al desinterés y quizás a otras prioridades de las Administraciones nacionales y regionales a la hora de asignar  los fondos económicos necesarios.
También se planificó y anunció hacia el 2008 la Autovía de La Alcarria, como una obra de interés nacional, que debía unir la A-2 desde Guadalajara hasta Tarancón con la A-40, que hubiera potenciado el proyectado Centro Logístico de Tarancón y convertido a esta ciudad en un importante nudo de comunicaciones para el transporte por carretera. De no haberse abandonado el Ferrocarril, hubiera sido el punto ideal de conexión y distribución desde el Norte y Noreste de Castilla-León y el Oeste de Aragón  hacia y desde el Puerto de Valencia y conectar con el Corredor Mediterráneo y el gran nudo de las radiales de Madrid.




Puerto seco de Yunquera de Henares (Guadalajara). Pueden observarse la desviación de un ramal del ferrocarril para los vagones de
mercancías, la grúa puente (amarilla) para intercambiar contenedores a camiones y viceversa, y las grandes naves de logística. 


En Tarancón se proyectó la construcción de un Puerto Seco dependiente del Puerto de Valencia, de varios millones de metros cuadrados, con aduana, grúas puente, estación de contenedores y que podría haber creado varios cientos de puestos de trabajo, pero la falta de inversión en el ferrocarril y la crisis económica, malograron ese proyecto. Aunque la falta de interés desde la capital de la provincia en apoyarlo también tendría algo que ver en su fracaso, además de la falta de presión social por la ausencia de una correcta información a la gente.
La Provincia de Cuenca es con mucha diferencia, la que tiene menos terreno industrial disponible (en metros cuadrados), a pesar de su extensión. La relación es la siguiente: Albacete 4.150.000, Ciudad Real 4.250.000, Guadalajara 5.750.000, Toledo 10.350.000 y Cuenca 1.700.000. Fuente: https://castillalamancha.maps.arcgis.com/apps/webappviewer/index.html?id=3d2fd9053a5f4dcd89299156e448850c
Tampoco parece despertar interés en las administraciones la petición de Cuenca capital de que se desdoble la carretera de Cuenca a Motilla del Palancar para facilitar el acceso a la A3 y al futuro corredor mediterráneo, que abriría interesantes expectativas para el turismo y el desarrollo comercial e industrial de la capital conquense, la Serranía y la zona de Motilla del Palancar.




LA SANIDAD PÚBLICA
EN CASTILLA LA MANCHA



Hospital de Villarrobledo (Albacete).

De las cinco provincias de Castilla La Mancha, sólo las de Cuenca y Guadalajara tienen únicamente un Hospital General, aunque la segunda ha solucionado su problema con un acuerdo con la Comunidad de Madrid para derivar los pacientes del Corredor del Henaresl al
Hospital de Alcalá de Henares (Madrid), a pesar de que todos esos pueblos están muy cerca del de Guadalajara.
Hay políticas que no se aplican con el mismo criterio para todos los territorios.



No tendría fuerza ninguna hablar de los problemas que nos aquejan ni de la importancia de la Sanidad en la provincia de Cuenca como motor de desarrollo y barrera contra la despoblación, sin recurrir a la contundencia de los datos. Para ello, he recurrido a páginas de la Junta de Comunidades, al Instituto Nacional de Estadística y también a Wikipedia. He aquí la sangrante realidad al compararlos con el resto de provincias de CLM:


PROVINCIA DE ALBACETE:
Habitantes de la provincia: 390.032 (en 2017).
Extensión: 14.926 km².
Municipios: 87
Densidad de población: 26,2 hab./km2.

Hospitales de Albacete

ALBACETE CIUDAD
COMPLEJO HOSPITALARIO UNIVERSITARIO DE ALBACETE.
Formado por:
HOSPITAL GENERAL DE ALBACETE
HOSPITAL VIRGEN DEL PERPETUO SOCORRO
CENTRO DE ATENCIÓN A LA SALUD MENTAL (U.M.E.) 


―――――――――――――――――――――――――――――――――――

PROVINCIA DE CIUDAD REAL

Habitantes de la provincia: 502.572 (en 2017).
Extensión: 19.813 km².
Municipios: 102
Densidad de población: 25,37 hab./ km².

Hospitales de Ciudad Real:

CIUDAD REAL CAPITAL:

PUERTOLLANO.
HOSPITAL SANTA BÁRBARA.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――

PROVINCIA DE CUENCA

Habitantes de la provincia: 198.718 (en 2017).
Extensión: 17.141 km².
Municipios: 238
Densidad de población: 11,59 hab./ km².

Hospitales de Cuenca:

HOSPITAL GENERAL VIRGEN DE LA LUZ En Cuenca capital. Es el único hospital en la provincia.

―――――――――――――――――――――――――――――――――――

PROVINCIA DE GUADALAJARA

Habitantes de la provincia: 253.686 (en 2017).
Extensión: 12.167 km².
Municipios: 288
Densidad de población: 21,33 hab./ km².

Hospitales de Guadalajara:

GUADALAJARA (Capital).

YEBES

―――――――――――――――――――――――――――――――――――

PROVINCIA DE TOLEDO

Habitantes de la provincia: 686.841 (en 2017).
Extensión: 15.369 km².
Municipios: 204
Densidad de población: 44,7  hab./ km².

Hospitales de Toledo:

COMPLEJO HOSPITALARIO DE TOLEDO. Complejo formado por:
--HOSPITAL VIRGEN DE LA SALUD.
--HOSPITAL GERIÁTRICO VIRGEN DEL .


―――――――――――――――――――――――――――――――――――




EPÍLOGO


Vemos pues, las brutales diferencias entre las dos provincias norteñas y las tres sureñas, tanto en población como en hospitales en proporción a su superficie y demografía. Otro dato curioso es la relación tan extraña entre los muchos municipios que tienen Cuenca y Guadalajara y los pocos que tienen las otras tres provincias, siendo Toledo la más poblada de todas, la que menos municipios tiene, y Guadalajara y Cuenca las que más tienen siendo las más despobladas. Puede que esa dispersión de la población sea también la responsable (aunque solo en parte), de esa endémica carencia de iniciativas de desarrollo e inversiones públicas en el territorio conquense.

La Sanidad y los Servicios Sociales son hoy día, en esta sociedad tan dependiente de atenciones extra familiares, fundamentales para fijar la población y propiciar el crecimiento. Sin ellos, los ciudadanos acaban emigrando a lugares donde la vida resulte más cómoda y su sensación de seguridad y de ser atendidos en caso de enfermedad o vejez, sea menos incierta.

Unos emigrarán porque son jóvenes y no encuentran trabajo o porque al estudiar en las capitales se han abierto camino en otros lugares y los otros, los jubilados, lo hacen siguiendo a sus hijos, vendiendo o malvendiendo cuanto tienen para pagarse una residencia de mayores o comprarse un pequeño piso para estar cerca de ellos. Y así, las ciudades van creciendo mientras los pueblos menguan o desaparecen.

A veces parece que buitres negros sobrevuelen la provincia de Cuenca, que como aves carroñeras poseen un extraño don: detectan la agonía y anuncian a otras la presencia de un animal enfermo a punto de convertirse en suculento cadáver.

P.L.O.





Textos y maquetación: Pedro López Ocaña
Fuentes: Web de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Wikipedia y 
José Vicente Ávila en Cadena Ser Cuenca, además de otras publicaciones.



EN TARANCÓN:

OPINIÓN Y CULTURA